Cuento de Navidad – El mejor regalo de Santa

Llegamos a Noviembre, las fiestas se acercan y pronto la Navidad estará en el aire,  me pareció lindo arrancar inspirándonos con un cuentito…
santa

Cuento de Navidad – El mejor regalo de Santa

Este era un niño que vivía muy feliz y cada año recibía los mejores regalos de Santa. Sin embargo tenía un amigo que nunca tenía una sonrisa en su cara, siempre andaba callado y pensativo. En una ocasión le preguntó qué juguetes le había traído Santa en Navidad, pensando que así se animaría, y cuando vio la tristeza en su rostro supo la respuesta.

– “¿Cómo podría ser?”, – se preguntó el niño que no entendía por qué Santa se había olvidado de su amigo. Así fue como al año siguiente se propuso esperar a Santa y preguntarle si no tenía suficientes regalos para todos los niños.

Puntual con las campanadas de las doce, el niño sintió los cascos de los renos patear sobre el tejado de su habitación. Se lanzó a correr y justo a tiempo para encontrar a Santa saliendo de entre cenizas y troncos.

El niño que estaba fuertemente decidido a confrontar a Santa le preguntó. – “Santa, ¿acaso no tienes suficientes regalos en tu saco para todos los niños? Mi amigo el año pasado no recibió nada, así que este año yo le cedo mis juguetes”.

El viejecillo miró consternado al niño y le dijo. – “Querido eres un niño muy dulce y bueno, es por eso que cada Nochebuena esta es una de las primeras chimeneas que visito. Lo cierto es que mi saco es mágico, dentro de él guardo millones de juguetes para todos los niños del mundo. Pero a pesar de que visito a cada niño y niña, no siempre puedo dejarles juguetes. En algunos hogares encuentro sufrimiento y tristeza, por lo que mis juguetes no son suficientes para cambiar eso”.

Viendo que el niño seguía esperando el resto de la explicación, Santa continuó diciendo. – “A esos niños que no son felices les doy el mejor regalo que tengo para dar. En mi saco también cargo amor, oraciones y esperanza, por lo que rezo junto a sus camas para que reciban el próximo año la alegría del espíritu de la Navidad”.

El niño comprendió entonces que Santa repartía diferentes tipos de regalos y decidió que él también podía ayudar a su amigo, por lo que exclamó. – “Pues yo también voy a ayudar a mi amigo compartiendo mi alegría y amistad con él”. – A lo que Santa le contestó con una sonrisa tierna y desapareció.

Espero te haya gustado este lindo mensaje. Aprovecho que estas aquí para contarte algo, tenemos en nuestra tienda on-line un Pesebre para imprimir y armar que podrás descargar totalmente gratis. 

Aquí te dejo el enlace: Navidad – Pesebre 3D gratis

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *